Diez consejos útiles para viajar con tu perro

En: Artículos de interés En: Publicado por: Almudena Ortíz Comentario: 0 Hit: 372

1 – Antes de viajar

Si para los humanos preparar un viaje ya puede ser estresante, al viajar con tu perro son muchas cosas las que debemos tener en cuenta. Es fundamental informarnos bien sobre la zona donde vamos a viajar, asegurarnos de que el alojamiento admite perros (mejor preguntarles directamente o por email aunque lo anuncie en su página web, no sea que hayan cambiado las normas o sólo admitan un número limitado o de tamaño pequeño y nos quedemos fuera).

También es importante buscar un buen veterinario cercano y sobre todo que disponga de servicio de urgencias 24h si no queremos andar buscando como locos en caso de accidente o enfermedad con el consiguiente riesgo para nuestra mascota.

Recuerda que para viajar con tu perro este también debe llevar su propia maleta con su comedero y bebedero, su cama y sus juguetes o cualquier cosa que le vaya a hacer sentir cómodo en el lugar de destino. Los comederos de viaje son muy cómodos y ahorran bastante espacio.

2 – Prepara a tu perro para el viaje

No todos los perros van tranquilos y felices en el coche, si vas a viajar con tu perro y el tuyo es de los que se estresan, se marean o no pueden parar de ladrar debes empezar a planificar el viaje con muchas semanas de antelación. Para que el viaje sea agradable para todos, es importante acostumbrarlo de manera progresiva a viajar atado en el asiento trasero o a permanecer tranquilo dentro de un transportin.

Si aun así muestra demasiada ansiedad o el viaje es muy largo, consulta con tu veterinario la algún medicamento para paliar los síntomas. Recuerda que nunca debes medicar a tu perro sin consultar a un profesional y que siempre se deben administrar al menos un par de horas antes de empezar el viaje. Para que el tratamiento sea efectivo, es mejor que dejes a tu perro en una zona tranquila y alejado del estrés de preparar el coche y las maletas.

También puedes probar con remedios naturales para calmarlo como el X-stress que es a base de plantas y te puede ser muy útil durante todo el viaje.

Mejor no le des de comer por si se marea, así evitamos los molestos vómitos y los síntomas se minimizan. Pero puedes facilitarle un juguete para morder o algo como un asta de ciervo para que esté más entretenido.

3 – Toda la documentación en regla

Tanto para viajar con tu perro dentro del país como si vais al extranjero, este debe llevar toda la documentación necesaria y actualizada:

-       pasaporte europeo de animales de compañía con las vacunas al día

-       microchip identificativo

En caso de perros de las razas consideradas potencialmente peligrosas, además es obligatorio viajar con la licencia administrativa y el seguro de responsabilidad al día.

Es interesante comprobar en un veterinario que los datos del microchip están actualizados y son correctos, ya que si nuestro animal se pierde en una zona que no conoce sólo podrán localizarnos a través de esos datos. Si además le ponemos una chapa en el collar con un teléfono de contacto, será más fácil localizarnos si alguien lo encuentra.

Consulta también las coberturas de tus pólizas de seguros (de hogar, de la tarjeta de crédito, o el propio del perro) para ver qué te cubren y evitar gastos innecesarios.

Recuerda que las leyes y normativas pueden ser diferentes en las distintas comunidades autónomas, por eso debes revisar las del lugar al que viajas y evitar posibles problemas: cuándo y dónde puedo soltar a mi perro, si está permitida su presencia en playa o entornos naturales, o incluso qué razas son consideradas como potencialmente peligrosas.

4– Cómo debe ir el perro en el coche

Por supuesto y como es lógico nunca debe ir suelto en el vehículo, ni siquiera cuando es un viaje corto. Sin embargo, es fácil cometer errores graves cuando pensamos que nuestro perro viaja seguro.

Lo que la Ley de Tráfico dice es esto:

¨El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.¨

Puedes consultar la legislación de Tráfico aquí.

Es decir, que no especifica cómo deben viajar los animales, más allá de que no sean una distracción para el conductor. Pero en caso de accidente, el animal puede sufrir heridas graves al salir despedido o causar lesiones al impactar con otros viajeros.

Sujeto en el asiento trasero del coche

Nunca jamás debe ir con una correa directamente atada al collar, ya que en caso de impacto pondría en serio peligro su vida. Si vas a viajar con tu perro, utiliza siempre un arnés de doble sujeción con una correa homologada, así se reducen las posibilidades de que despedido, sufra lesiones o impacte con los asientos delanteros.

En transportin

Para perros pequeños, la opción segura en este caso es encajado en el suelo detrás del asiento del copiloto. No se deben poner en el asiento sujetos con el cinturón, ya que este podría romperse y salir disparado contra los viajeros.

En caso de perros de gran tamaño, mejor en el maletero en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.

Red o barrera divisoria

Impiden que el perro pase a la zona del habitáculo y se mueva con más libertad, pero en caso de accidente no lo retendrá y además es probable que le cause importantes lesiones.  

Para perros grandes, según la DGT, lo más seguro es combinar un transportin en el maletero con una barrera divisoria que cumpla la normativa DIN 75410-2.

5 – Haz las paradas necesarias con seguridad

Al igual que las personas, tu perro necesita parar cada dos horas más o menos para beber, estirar las patas y hacer sus necesidades.

Siempre debe bajar con correa y hay que extremar las precauciones al abrir las puertas ya que podría escaparse en un descuido. Al estar en un lugar que no conoce, podría asustarse o distraerse y perderse fácilmente, con el riesgo que eso supone ya que podría cruzar la carretera o que no pudieras encontrarlo y el no acertara a volver hasta el coche.

6 – Nunca dejes a tu perro solo en el coche

Incluso cuando las temperaturas no son demasiado altas, dentro del vehículo los grados pueden subir rápidamente hasta resultar mortales en pocos minutos. Por eso debes planificar las paradas de manera que puedas bajar con tu perro o que siempre alguien permanezca con el en el vehículo.

Cada año son muchos los perros que mueren por golpes de calor dentro de vehículos, en muchas ocasiones porque sus dueños aparcan a la sombra y en poco tiempo le empieza a dar el sol o porque no son conscientes de cuánto puede subir la temperatura en el interior.

También es un riesgo importante que alguien pueda romper el cristal y llevarse a tu perro o incluso que avisen a la policía si creen que el perro está en peligro.

7 – Viajar con tu perro al extranjero

Si viajas a otro país, por supuesto debes informarte de la legislación específica. Pero en muchos casos el problema no es salir, si no volver a entrar en España con tu perro.  En el extranjero las normativas pueden ser más laxas y encontrarte con un problema serio al intentar volver, lo que puede traducirse en una cuarentena, mucho dinero y en los peores casos el sacrificio del animal.

Aquí puedes informarte de qué requisitos hay que cumplir para entrar con tu perro en el país.

8 – Se un buen ejemplo

Viajar con perro es mucho más fácil desde hace unos años, pero aun así son muchos los alojamientos donde no están permitidos. Por eso, debemos siempre recordar que al viajar con tu perro te conviertes en un embajador de todos los demás que viajan con animal

Evita dejar cualquier tipo de suciedad, elimina a conciencia pelos o cualquier huella que tu mascota haya podido dejar. Evita que se suba a los muebles o lleva una funda para protegerlos, nunca lo dejes solo en la habitación (por los daños que pudiera causar) y respeta al máximo a los demás huéspedes para evitarles molestias. Así, la próxima vez que alguien quiera alojarse con su perro será bienvenido.

9 – Al llegar, atiende las necesidades de tu perro

Los viajes son cansados para todos, personas y humanos. Cuando llegues al lugar de destino, dedica los primeros momentos a darle a tu perro un pequeño paseo, coloca su cama y sus comederos y muéstrale dónde están.

También es buena idea que le enseñes toda la casa o la habitación, e incluso que le facilites algún juguete o algo para morder. Esto les tranquiliza y además les hará sentir que están ¨en casa¨.

10 – Viajar en barco, tren o avión

Además de llevar toda la documentación en regla y preparar a nuestro perro, cuando viajamos en un medio de transporte diferente al coche debemos tener en cuenta las normas específicas de cada compañía de transporte. Por lo general, las que admiten animales cobran un dinero extra y disponen de una página web con toda la información necesaria. Revisa siempre bien las medidas, pesos y características de los transportines y asegúrate de en la compañía son conocedores de que viajas con tu perro y las características de este.

Llega siempre con tiempo suficiente al lugar de partida para poder solucionar problemas de última hora y para  permitir que tu perro haga sus necesidades, especialmente si el viaje es largo.

A continuación te dejamos las páginas web de las diferentes compañías donde especifican las condiciones de viaje con mascotas:

Viajar con perro en tren

RENFE

Viajar con perro en avión

AENA folleto sobre normas sanitarias en aeropuertos españoles

Iberia

Lufthansa

British Airways

Air France

Vueling

Air Europa

Viajar con perro en barco

GNV

Grimaldi Lines

Transmediterránea

Balearia

 

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre