Cómo usar BIEN los juguetes interactivos

En: Artículos de interés En: Publicado por: Almudena Ortiz Comentario: 0 Hit: 396

Existen diferentes juguetes interactivos para nuestros perros (y también para gatos y otras especies) orientados a desarrollar sus habilidades, su inteligencia y proporcionarles la estimulación mental necesaria para que no se aburran y sean animales equilibrados.

Te contamos cómo sacarles todo el partido y evitar que tu perro se acabe aburriendo o resulte frustrante para los dos.

Primero, observa a tu perro

Algunos juguetes interactivos vienen divididos por niveles, dependiendo del grado de dificultad. Todos ellos se basan en que el perro realice diferentes acciones para alcanzar la comida, y poco a poco irlo poniendo más complicado.

Estos niveles son orientativos, porque no todos los perros tienen las mismas habilidades ni la misma inteligencia. Ojo, no hablamos de que sean más o menos listos, si no de que a unos les costará menos adivinar dónde está la comida y a otros usar la pata para mover piezas. Por eso, antes de elegir un juguete, piensa en qué actividad le gusta hacer a tu perro o en qué es bueno. Nunca se debería empezar por lo más difícil. ¿Tu perro usa más las patas o la boca cuando quiere conseguir algo?¿su hocico es demasiado corto para coger una pieza con la boca?¿el tamaño es adecuado para su altura?

Paso dos: aprended juntos

Los juguetes interactivos están pensados para reforzar el vínculo con la persona y dedicar tiempo a enseñar al perro el funcionamiento del juguete. Por eso, nunca debes elegir estos juguetes si tu idea es que se entretenga solo, probablemente lo que ocurra es que no le preste demasiada atención o lo acabe rompiendo para sacar la comida. Para ese cometido, dispones de una amplia variedad de juguetes rellenables o materiales naturales para mordisquear, a prueba de perros aburridos o ansiosos.

Empieza poniendo el juguete en el suelo para que el perro lo investigue, y después pon comida donde pueda verla. Invítalo a que coja la comida y entienda que la obtención del premio está relacionada con interactuar con el juguete. Poco a poco ponlo un poco más complicado: si es una pieza móvil, ciérrala de forma parcial para que tu perro tenga que moverla para comerse el premio. Si es un juego donde tiene que hacer rodar o empujar el juguete, muéstrale cómo hacerlo y que vea por dónde sale la comida.

Y ahora, disfruta con tu perro

El juego debería ser divertido para todas las partes, por eso es importante elegir bien el juguete y dedicar mucha paciencia para aprender a resolver los puzzles para perros. Algunos perros tardarán más que otros en aprender, y si corregimos o forzamos pueden llegar a frustrarse bastante (y nosotros también). Es mejor dedicar ratos cortos, ya que para el perro puede ser agotador mentalmente, asegurándonos de que obtiene recompensas para que quiera seguir intentándolo y después cambiar a una actividad que le resulte más fácil.

Además, siempre debes dejar que sea tu perro quien intente resolver el reto, aunque sea muy tentador a veces ayudarle. Si ves que se bloquea, facilítaselo un poco y deja que tenga que esforzarse para conseguir la ansiada recompensa. No todos los perros piensan igual, y puede que te sorprenda con una solución alternativa en la que no habías pensado.

Al acabar, retira el juguete y guárdalo donde tu perro no pueda alcanzarlo hasta la próxima vez.

Estos juguetes se pueden usar con diferentes tipos de comida, incluso el alimento habitual si a tu perro le motiva lo suficiente, pero siempre es recomendable utilizar premios naturales y bajos en calorías. Así, evitaremos los alimentos procesados, los conservantes y el aumento de peso.

Si quieres saber más sobre juguetes para perros, quizá te interese leer nuestro artículo sobre cómo elegir el mejor juguete para tu perro.

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre